jueves, enero 01, 2009

2009


Duele el cuello. Uno se pone intolerante, putea por todo y se enloquece en el enloquecido ritmo de los demás.
Como si el Gabriel hubiese tocado la trompeta anunciando el fin de todo, corren a los shoppings como ratas a la madriguera. Miles de personas hablan al unísino. Bocinas, embotellamientos, caos.
Algunos aportan al ruido su cuota de decibeles instalando los enormes parlantes de su equipo de audio hacia afuera, varios vecinos hacen lo mismo y arranca la competencia que demostrará quién suena más fuerte. Obvio, melodías vulgares, expresiones baratas en forma continua, enganchadas por alguien que inmediata mente manda a vender su éxito de éxitos al suelo de la peatonal. Así fue a para a mi vecino, y al otro y al otro, quienes no escuchan la música dentro de su casa y prefieren regalársela a los demás.
-Buenas. Venía para comprar unos cuantos cohetes.
-Si, tiene con estas y estas luces que hacen esta figura...
-No, yo quiero de esos que suenan bien fuerte...
¿Sonará así una guerra? Toneladas de papel quedan en el suelo y miles de perros corre confundidos por las calles. Plata quemada, que le dicen.
No, este texto no representa un queja.
Lo mejor del día de año nuevo, es el día en sí. El 1 de enero por la mañana y lo que sigue. No hay sonido más que el de los pájaros. Algún humito de asado que se huele cercano y el extraordinario sonido del viento en los árboles.
Se trata del día más calmo del año y creo que es el día que más adoro. Porque me levanto y no hay que cocinar: sobró de todo de ayer. Solo se trata de abrir la heladera, sacar un plato y cargarlo de sanguchitos de miga y servirme un vaso de coca cola con hielo.
Eso hice hoy, y cuando encendí el televisor comenzaba Ratatouille. Luego lo apagué y dormí una siestita, tal vez de una hora, abrazado al cuerpo amigo.
Y aquí estoy, redactando este texto de año nuevo mientras veo al gato dormir, escucho a los pájaros cantar y mientras un brisa liviana me envuelve como si Dios me acariciara.
Empezamos bien el año. Feliz 2009.


4 comentarios:

MaRiPoSa dijo...

Definitivamente el 1 de enero es el dia mas calmo del año... No se escucha los autos ni celulares ni telefonos solo el silencio acompañado del viento y los pajaros...

Quizas es el mas calmo despues de todas las corridas de las dos semanas anteriores...

Que tengas un buen año!!

Saludos!

viajeros dijo...

sisi, la gente se pone loca loca cuando esta llegando fin de año como si fuese el fin del mundo... pero si uno tiene la certeza de que nada esta terminando mas que un ciclo (de tantos que forman un año), sensillamente dentro tuyo hay calma...
y si, nada mas lindo que el 1 a la mañana, o el 25, o endefinitiva, los domingos por la mañana.. aqunue se que para usted los domingos pueden ser peligrosos...
saludos nuevos!

*GEORGINA* dijo...

¿Sonará así una guerra? Toneladas de papel quedan en el suelo y miles de perros corre confundidos por las calles. Plata quemada, que le dicen.
No, este texto no representa un queja.
Lo mejor del día de año nuevo, es el día en sí. El 1 de enero por la mañana y lo que sigue. No hay sonido más que el de los pájaros. Algún humito de asado que se huele cercano y el extraordinario sonido del viento en los árboles.

(tremendo)

CONCUERDO EN CASI TODO
DISIENTO EN CASI NADA
que tenga usted buen año JP
saludos cordiales
Georgi

eterno sindrome pre menstrual dijo...

No recuerdo el priemro de enero de 2008
pero recuerdo el de este año y fue horrible.
No sólo porque estaba todo vacío, sino porque me levanté muy temprano, no sabía qué hacer, estaba todo cerrado... y yo de muy mal humor.
No fue mi día. Para nada.
De hecho, durante este año posiblemente lo recuerde y me queje. y diga "mi primero de enero fue una cagada"

Tengo las fichas peustas a que el resto no lo será

Saludos y feliz año y primero de enero para vos

V